Del diagnóstico al tratamiento oportuno

Existen diferentes tipos de tratamiento para combatir el cáncer de seno. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, todos estos tratamientos tienen un grado alto de eficacia y las probabilidades de supervivencia son de 90% o más altas. Los tratamientos más comunes son la mastectomía, quimioterapia y radioterapia.

Sin embargo, es el médico/a tratante quien se encarga de definir cuál es el mejor tratamiento para cada paciente, dependiendo de la evolución de la enfermedad y el cuerpo de cada mujer. Es por esto que es tan importante que consultes a tu médico ante cualquier cambio que tengas en tus senos o en tu cuerpo, y te hagas los chequeos necesarios para determinar que todo está bien.

¡Para que tengas en cuenta!

La eficacia de las terapias contra el cáncer de mama dependen de la responsabilidad y cumplimiento  del ciclo completo de dicho tratamiento. Es por eso que es importante que sigas las recomendaciones de tu médico/a y no suspendas tu tratamiento sin prescripción u orden médica, ya que las probabilidades de un resultado positivo pueden disminuir al no completarlo.

GLA-XXX-XXXX-XX