Hábitos y preguntas frecuentes

¿Te han diagnosticado Hipertensión Pulmonar?

Sabemos que no es nada fácil asimilar un diagnóstico de este tipo, pero aceptar e integrar un nuevo plan de vida, que se adapte a tu condición, es básico para lograr una buena calidad de vida.

Te invitamos a realizar una transición, y pasar de ser un paciente pasivo que deja toda la responsabilidad de su cuidado y decisiones sobre su proceso de salud en manos del personal médico, a ser un paciente activo que asume la responsabilidad de su autocuidado, que se informa sobre su condición, que se involucra y participa en la toma de decisiones concernientes a su salud, para optimizar su tratamiento.

La vida con hipertensión arterial pulmonar es una lección continua y debes ser flexible, por ejemplo, es muy posible que debas reorganizar algunas de las tareas diarias que parecían importantes antes de ser diagnosticado, para dejar tiempo a algunas de tus nuevas responsabilidades.

Las tareas del hogar que exacerban los síntomas de la HAP pueden requerir soluciones reflexivas, incluso cuando tienes poca energía, es posible implementar modificaciones en el estilo de vida para facilitar tu rutina diaria.

“Debemos educarnos como pacientes para involucrarnos en la toma de decisiones sobre nuestro tratamiento y calidad de vida”

Conserva la energía

Muchas personas que viven con HAP descubren que no pueden seguir el estilo de vida activo al que estaban acostumbradas, esto es normal y no debes sentirte culpable o avergonzado por esta situación. Anímate y busca maneras de sentirte bien con lo que puedes hacer. Ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Prioriza tus actividades: elabora una lista de lo que quieres hacer y clasifica las actividades en orden de importancia, establece prioridades que te permitan hacer las actividades que son más importantes y deja de lado las cosas que son menos importantes.
  • Establece metas realistas: al elaborar la lista de tareas, incluye los tiempos necesario para realizar cada tarea, teniendo en cuenta tu condición, con este registro realista de cuánto tiempo necesitas para completar tus tareas y actividades (no cuánto tiempo crees que deberías necesitar), siéntate y elabora un horario, divide los proyectos en pequeñas tareas que puedas hacer de una vez.
  • Una meta por día: es recomendable establecer solo una prioridad principal por día y ajustar esalista según sea necesario, en función de tu nivel de energía. Debes tener en cuenta que cada día es diferente, así que intenta establecer una rutina que sea flexible para acomodarte a los períodos de alta y baja energía.
  • Cambios y mejoras en el hogar: para la mayoría de los pacientes, inclinarse con frecuencia exacerba los síntomas, por esta razón es aconsejable mantener tus productos favoritos, o de uso constante ya sea en la cocina, el baño, el dormitorio y la lavandería, a la altura de los ojos para evitar quedarte sin aliento al tener que inclinarte para tomarlos. En algunos casos es posibles realizar remodelaciones locativas para evitar doblarse al usar el sanitario, etc.
  • Utiliza los domicilios: ordena productos para el hogar, comestibles y regalos en línea o por teléfono cuando te sea posible, así evitaras la fatiga de salir de compras.
  • Pide ayuda a amigos y familiares: habla con tus amigos y familiares acerca de participar en las tareas cotidianas del hogar, recuerda que ya no debes hacerlo todo tu solo(a), pedir ayuda es normal si la necesites.
  • Mantente activo:Es importante realizar actividades que no estén relacionadas con la enfermedad. Tener planes hace que la vida sea significativa y divertida.

Si has dejado de lado tus pasatiempos por que ya te sientes con suficiente energía, busca formas de reintroducirlos lentamente o prueba alternativas menos exigentes físicamente de acuerdo con tus intereses. Si salir de la casa durante la mayor parte del día no es realista en este momento, piensa en formas en que puedas continuar con tus actividades desde la comodidad del hogar.

REFERENCIAS

1. Guillevin L, Armstrong I, Aldrighetti R, et al. Understanding the impact of pulmonary arterial

hypertension on patients’ and carers’ lives. Eur Respir Rev 2013; 22: 535–542.

2. American Heart Association. Pulmonary Hypertension. http://www.americanheart.org/presenter.

jhtml?identifier=11076

3. Chakravarty EF, Khanna D, Chung L. Pregnancy outcomes in systemic sclerosis, primary

pulmonary hypertension, and sickle cell disease. Obstet Gynecol. 2008 Apr;111(4):927-34.

4. C. A. Elliot, P. Stewart, V. J. Webster, G. H. Mills, S. P. Hutchinson, E. S. Howarth, F. A. Bu’Lock,

R. A. Lawson, I. J. Armstrong and D. G. Kiely. The use of iloprost in early pregnancy in patients

with pulmonary arterial hypertension. http://www.erj.ersjournals.com/cgi/content/abstract/

26/1/168. Eur Respir J 2005; 26:168-173.

5. Fundación Colombiana de Hipertensión Pulmonar -FCHP®- [Colombian Pulmonary Hypertension

Foundation -CPHF-]

6. Medical review by Traci Stewart, RN, MSN, CHFN, Cardiomyopathy Treatment Program,

University of Iowa.

GLA-XXX-XXXX-XX