Reglas de Oro en tu Alimentación

¿Quieres controlar tu presión arterial, evitar un infarto y fuera de eso, bajar de peso? ¡Fácil!, has cambios en tu dieta.

Disfruta tus alimentos, pero come menos; evita porciones de gran tamaño. Antes de comer, piensa en lo que te vas a servir. Los vegetales, frutas, granos integrales, productos lácteos bajos en grasa y carnes magras, contienen los nutrientes que necesitas y no tienen demasiadas calorías. Recuerda que tienes presión alta y necesitas cuidar tu corazón.

Reglas de oro en la alimentación sana:
• Evitar las porciones extra grandes.
• Usar platos pequeños siempre, platos hondos y vasos pequeños.
• Dejar de comer cuando se está satisfecho.

¿Dispuesto a cuidarte?
¡Bien! Primero que todo, lee la etiqueta de Información nutricional que traen los alimentos que compras, es la mejor herramienta en la elección de alimentos saludables. Esa etiqueta te dice, nada más y nada menos, cuántas porciones trae cada alimento, el número de calorías, sodio, grasas saturadas, colesterol y azúcar.

Leída la etiqueta, piensa antes de comprar el producto, y luego sí prepárate para disfrutar una comida sana. Reduce el consumo de alimentos con alto contenido de grasas sólidas, azúcar y sal. El azúcar y la grasa agregan a la comida calorías adicionales que tu cuerpo no necesita. Por ejemplo, una lata de gaseosa contiene aproximadamente 65 gramos de azúcar (12 cucharadas).

Bebe agua en lugar de bebidas con azúcar, selecciona frutas como el postre de tus comidas. Revisa cuánta sal (sodio) contienen los alimentos que compras; haz que productos con más grasas saturadas, como pasteles, galletas dulces, helado, pizza, queso, chorizo y salchicha, sean opciones ocasionales y no comidas diarias.

Recuerda que cada persona tiene un límite de calorías, consulta las tuyas con tu médico. Ten en cuenta tu límite, te puede ayudar a lograr o mantener un peso saludable. Las personas que han tenido éxito en controlar su peso han encontrado maneras de llevar la cuenta de cuánto comen al día, aunque no cuenten cada caloría.

Leer siempre la etiqueta que trae los alimentos te ayuda a decidir.

¡Llegó el momento de comer!
Procura que la mitad de tu plato contenga frutas y vegetales.

• Come vegetales de color rojo, anaranjado y verde oscuro, como tomate y brócoli, en los platos principales y de acompañamiento.
• Come frutas, vegetales o nueces sin sal. Estas son los bocadillos o comidas rápidas originales de la naturaleza.

• Cambia a leche con 1% de grasa o sin grasa. Contiene la misma cantidad de calcio y otros nutrientes esenciales de la leche entera, pero con menos grasas y calorías.
• Prueba productos de soya enriquecidos con calcio, como alternativa a productos lácteos.
• Asegúrate de que por lo menos la mitad de los granos consumidos sean integrales. Elije cereales, panes, galletas, arroz, fideos y tallarines de 100% granos integrales. Lee la lista de ingredientes y escoje alimentos elaborados con granos integrales.
• Varía tus fuentes de proteína. Incluye proteína de pescado y mariscos dos veces por semana.
• Come fríjoles, éstos constituyen una fuente natural de fibra y proteínas.
• Consume porciones pequeñas de carne magra de res y aves.
• Utiliza aceite de oliva en vez de grasas sólidas.

Siéntate con gusto a la mesa, en buena compañía y agradable música. Disfruta la comida y piensa en los alimentos que consumes.

COL2206728