Trastorno
obsesivo-compulsivo

Personas que están angustiadas debido a pensamientos recurrentes, no deseados e incontrolables, o que se sienten impulsados a repetir comportamientos específicos pueden tener un trastorno obsesivo compulsivo.

El trastorno obsesivo-compulsivo es un trastorno crónico (duradero) frecuente que se caracteriza por pensamientos incontrolables y recurrentes (obsesiones) que pueden llevar a las personas a tener comportamientos repetitivos (compulsiones).

Si bien hay momentos en que todos nos preocupamos o sentimos la necesidad de volver a revisar las cosas, los síntomas asociados con este trastorno son graves y persistentes.

Estos síntomas pueden causar angustia y dar origen a comportamientos que interferen en las actividades cotidianas. Las personas con trastorno obsesivo-compulsivo pueden sentir la necesidad de revisar las cosas repetidamente o realizar rutinas durante más de una hora diaria como una forma de lograr un alivio temporal de la ansiedad.

Si no se tratan los síntomas del trastorno, estos comportamientos pueden interrumpir el trabajo, la escuela y las relaciones personales, y también pueden causar sentimientos de angustia.

Los síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo tienden a aparecer durante la niñez, aproximadamente a los 10 años, o en la edad adulta joven, alrededor de los 20 a 21 años, y a menudo aparecen antes en los niños que en las niñas.

En la mayoría de las personas, este trastorno se diagnostica a principios de la edad adulta.

¿Cuáles son las señales y los síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo?

Las personas con trastorno obsesivo-compulsivo pueden tener obsesiones,compulsiones o ambas cosas.

Obsesiones

Son pensamientos, impulsos o imágenes mentales que se repiten y provocan ansiedad. Las obsesiones comunes incluyen:

  • Sentir miedo a los gérmenes o a contaminarse;
  • Ansiedad de olvidar, perder o extraviar algo;
  • Sentir temor de perder el control sobre su propio comportamiento;
  • Tener pensamientos agresivos hacia los demás o hacia si mismo;
  • Tener pensamientos no deseados, prohibidos o tabúes relacionados con el sexo, la religión o algún daño;
  • Desear tener las cosas simétricas o en perfecto orden.

Compulsiones

Son comportamientos repetitivos que una persona siente la necesidad de hacer como respuesta a un pensamiento obsesivo. Las compulsiones comunes incluyen:

  • Limpiarse o lavarse las manos excesivamente;
  • Ordenar u organizar artículos de una forma particular y precisa;
  • Comprobar repetidamente las cosas, como asegurarse de que la puerta esté cerrada o que el horno esté apagado;
  • Contar compulsivamente.

¿Cómo sé si es el trastorno obsesivo-compulsivo?

No todos los rituales o hábitos son compulsiones. Hay momentos en que todas las personas vuelven a comprobar las cosas. En general, las personas con este trastorno:

  • No pueden controlar sus pensamientos obsesivos o comportamientos compulsivos, incluso cuando reconocen que esos pensamientos o comportamientos son excesivos.
  • Dedican al menos una hora diaria a estos pensamientos obsesivos o comportamientos compulsivos.
  • No sienten placer al realizar conductas o rituales compulsivos, pero pueden sentir un breve alivio de la ansiedad provocada por los pensamientos obsesivos.
  • Experimentan problemas significativos en su vida diaria debido a estos pensamientos o comportamientos.

Algunas personas con trastorno obsesivo-compulsivo también tienen un trastorno de tics. Los tics motores son movimientos repentinos, breves y repetitivos, como parpadeo y otros movimientos de los ojos, muecas faciales, encogimiento de los hombros y espasmos en la cabeza o los hombros.

Los tics vocales comunes incluyen sonidos repetitivos de carraspeo, olfateo o gruñidos. Las personas con este trastorno frecuentemente también han sido diagnosticadas con algún trastorno del estado de ánimo o de ansiedad.

Los síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo pueden desaparecer y volver a aparecer, disminuir con el tiempo o empeorar.

Las personas con este trastorno pueden intentar ayudarse al evitar situaciones que desencadenan sus obsesiones, o al consumir alcohol o drogas para calmarse.

Aunque la mayoría de los adultos con trastorno obsesivo-compulsivo reconocen que sus comportamientos compulsivos no tienen sentido, es posible que algunos adultos y la mayoría de los niños no se den cuenta de que son fuera de lo común.

Por lo general, los padres o maestros reconocen los síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo en los niños. Si cree que usted o su hijo pueden tener este trastorno, hable con su médico tratante o de confianza.

Si no se trata, el trastorno obsesivo-compulsivo puede interferir en todos los aspectos de la vida.

Referencias:

  1. Trastorno obsesivo compulsivo: Cuando los pensamientos no deseados o comportamientos repetitivos toman control, publicación es de dominio público elaborada por NIMH, para mayor información consulte el website https://www.nimh.nih.gov/sites/default/files/health/publications/espanol/trastorno-obsesivo-compulsivo/trastorno-obsesivo-compulsivo-cuando-los-pensamientos-no-deseados-o-comportamientos-repetitivos-toman-control.pdf
COL2298765 | ENERO 2024