Trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en Adultos

Lo que usted necesita saber

trastorno tdah adultos

¿Ha tenido problemas de concentración, impulsividad, inquietud y organización a lo largo de su vida? ¿Alguna vez se ha preguntado si podría tener trastorno de déficit de atención con hiperactividad (frecuentemente conocido por sus siglas en inglés como ADHD)? Aunque este trastorno es muy bien conocido como una afección propia de los niños, muchos adultos también lo padecen. El trastorno de déficit de atención con hiperactividad puede ser perjudicial para las relaciones sociales y el rendimiento laboral y escolar, pero existen tratamientos eficaces para controlar los síntomas. Infórmese sobre los signos y los síntomas de este trastorno y cuándo debe conversar al respecto con su médico u otro proveedor de atención médica.

¿Qué es el trastorno de déficit de atención con hiperactividad?

Este es un trastorno del desarrollo asociado con un patrón continuo de falta de atención, de hiperactividad o de impulsividad. Los síntomas pueden interferir considerablemente con las actividades y las relaciones diarias de una persona. Este trastorno comienza en la niñez y puede continuar hasta la adolescencia e incluso la edad adulta.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno de déficit de atención con hiperactividad?

Las personas con este trastorno presentan un patrón continuo de los siguientes tipos de síntomas:

  • Falta de atención: tener dificultad para prestar atención.
  • Hiperactividad: tener demasiada energía o moverse y hablar demasiado.
  • Impulsividad: actuar sin pensar o tener dificultad con el autocontrol.

Algunas personas con trastorno de déficit de atención con hiperactividad presentan principalmente síntomas de falta de atención. Otras, en su mayoría, tienen síntomas de hiperactividad e impulsividad. Algunas personas tienen ambos tipos de síntomas.

Los signos de falta de atención pueden incluir los siguientes:

  • Presentar problemas para prestar atención a los detalles o cometer errores aparentemente por descuido en el trabajo o durante otras actividades.
  • No poder mantener la atención durante tareas prolongadas, como preparar informes, completar formularios o revisar trabajos extensos.
  • Tener dificultad para escuchar atentamente cuando se le habla directamente.
  • No poder seguir bien las instrucciones o terminar las tareas en el lugar de trabajo.
  • Mostrar cierta inhabilidad para organizar tareas y actividades, y administrar su tiempo.
  • Tener dificultad para participar en tareas que requieren una atención constante.
  • Perder cosas como llaves, billeteras y teléfonos.
  • Distraerse fácilmente con pensamientos o estímulos no relacionados.
  • Ser olvidadizo en las actividades diarias, como pagar facturas, asistir a citas o devolver llamadas.

Los signos de hiperactividad e impulsividad pueden incluir lo siguiente:

  •  Experimentar inquietud extrema, dificultad para permanecer sentado durante períodos prolongados o agotar a los demás debido a su nivel de actividad.
  • No poder dejar las manos o los pies quietos o dar golpecitos con ellos ; retorcerse en el asiento.
  • No poder participar tranquilamente en actividades de ocio.
  • Hablar excesivamente.
  • Responder preguntas antes de que se formulen por completo.
  • Tener dificultad para esperar su turno, como cuando se hace una fila.
  • Interrumpir o entrometerse con otros.

Otros trastornos mentales pueden ocurrir con el trastorno de déficit de atención con hiperactividad, incluidos los trastornos de ansiedad, de estado de ánimo y de consumo de sustancias.

¿Cómo se diagnostica el trastorno de déficit de atención con hiperactividad en adultos?

Este trastorno comienza en la niñez y continúa hasta la edad adulta. Los adultos que reciben este diagnóstico presentan varios síntomas del trastorno antes de los 12 años de edad.
En la edad adulta, tienen al menos cinco síntomas persistentes de falta de atención o de hiperactividad-impulsividad. Estos síntomas deben estar presentes en dos o más entornos (por ejemplo, en el hogar, el trabajo o la escuela; con amigos o familiares; y en otras actividades) y deben interferir o reducir la calidad del desempeño social, escolar o laboral. Los adultos que creen que pueden tener el trastorno de déficit de atención con hiperactividad deben hablar con su proveedor de atención médica.

Los proveedores de atención primaria diagnostican y tratan este trastorno de forma rutinaria y pueden referir a las personas a profesionales de la salud mental. Si necesita ayuda para iniciar la conversación, consulte la hoja de datos del Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH, por sus siglas en inglés) titulada “Consejos para hablar con su proveedor de atención médica” en www.nimh.nih.gov/consejosparahablar.

El estrés, otros trastornos de la salud mental y las afecciones o las enfermedades físicas pueden causar síntomas similares a los del trastorno de déficit de atención con hiperactividad. Por lo tanto, es necesario que un proveedor de atención médica o un profesional de la salud mental realice una evaluación exhaustiva para determinar la causa de los síntomas e identificar tratamientos efectivos. Durante esta evaluación, el proveedor de atención médica o el profesional de la salud mental examinará factores que incluyen el estado de ánimo de la persona, su historial médico y si tiene otros problemas, como alcoholismo o abuso de sustancias.

Una evaluación completa también incluye el análisis del historial de comportamiento infantil y las experiencias escolares de la persona. Para obtener esta información, el proveedor de atención médica puede pedir permiso para hablar con socios de trabajo, familiares, amigos cercanos y otros que conozcan bien a la persona.

El proveedor de atención médica o el profesional de la salud mental puede usar escalas estandarizadas de calificación del comportamiento o listas de verificación de síntomas del trastorno de déficit de atención con hiperactividad para determinar si un adulto cumple con los criterios para emitir un diagnóstico de este trastorno.

Una persona puede completar pruebas psicológicas que analizan la memoria de trabajo, el funcionamiento ejecutivo (habilidades como la planificación y la toma de decisiones), las habilidades visuales y espaciales (relacionadas con el espacio) o de razonamiento (pensamiento).

Estas pruebas pueden ayudar a identificar las fortalezas y las dificultades psicológicas o cognitivas (relacionados con el pensamiento) y pueden usarse para identificar o descartar posibles discapacidades de aprendizaje.

Referencias:

  1. Trastorno de déficit de atención con hiperactividad en adultos: Lo que usted necesita saber, publicación es de dominio público elaborada por NIMH, para mayor información consulte el website www.nimh.nih.gov/reprints
COL2296342 | NOVIEMBRE 2023