Vivir con Hipertensión pulmonar

Vivir mejor

El primer paso en todo proceso de empoderamiento en salud es conocer la condición médica que nos han diagnosticado, es comprensible tener dudas y temores, pero a través de este material te ayudaremos a conocer mejor tu enfermedad y a vivir con ella.

Tu médico te ha diagnosticado hipertensión arterial pulmonar, una enfermedad de baja frecuencia que afecta los vasos sanguíneos que van hacia los pulmones; muchos pacientes en Colombia y al rededor del mundo comparten esta misma condición y siguen adelante en compañía de familiares, amigos y compañeros de trabajo.

Sabemos que este diagnóstico generará ciertos cambios en tu estilo de vida, pero juntos podemos superarlos y estamos dispuestos a colaborarte en este proceso.

Entender la enfermedad es el primer paso para poder adaptarse correctamente a ella, por eso hablaremos de la circulación sanguínea, del corazón y de los pulmones. Si después de leer este material aún persisten algunas dudas, consúltalas con tu médico tratante o con la enfermera educadora del programa.

¿Qué tiene que ver la circulación con los pulmones?

La sangre en nuestro cuerpo es la encargada de llevar oxígeno a todas las células, lo cual es posible gracias a los glóbulos rojos, las células con la capacidad de transportar el oxígeno que ingresa a nuestro cuerpo y el gas carbónico que se produce durante los diferentes procesos biológicos.

La sangre circula en los vasos sanguíneos gracias al corazón, el cual actúa como una bomba que la impulsa. Nuestro corazón es un músculo formidable que se contrae más de 100.000 veces al día, 37 millones de veces en un año y 3 mil millones de veces a lo largo de la vida de un ser humano, sin descansos ni días feriados.

Realmente el corazón se comporta como si fueran dos bombas acopladas, las cavidades del lado derecho conforman una y las cavidades del lado izquierdo conforman otra, por eso es frecuente escuchar a algunos médicos hablar del “corazón derecho” o del “corazón izquierdo”, cuando se refieren al conjunto funcional de aurícula y ventrículo de un mismo lado.

Healthy lungs, computer artwork.

La sangre oxigenada ingresa al corazón a través de la aurícula izquierda, la cavidad que la entregará posteriormente al ventrículo izquierdo. El ventrículo izquierdo es una cámara formada por un poderoso músculo que al contraerse impulsa la sangre hacia la arteria aorta desde donde llevará oxígeno a cada célula de nuestro organismo.

Una vez se ha entregado el oxígeno, la sangre recoge el gas carbónico de los tejidos de nuestro organismo y es llevada a la aurícula derecha, de esta pasará al ventrículo derecho y éste la impulsará hacia los pulmones para que se oxigene e inicie nuevamente el ciclo.

Conociendo estos dos circuitos ahora sabemos que la sangre viaja desde el lado izquierdo del corazón y lleva oxígeno a todos los órganos mediante un sistema de vasos sanguíneos al que llamaremos circulación mayor y que para oxigenarse es impulsada por el lado derecho del corazón hacia los pulmones a través de una red de vasos sanguíneos a los que llamaremos circulación menor o circulación pulmonar.

Hipertensión pulmonar

Plan de vida

Un nuevo plan de vida Es importante que tengas en cuenta que debido a las características de esta condición y al impacto de los síntomas sobre la capacidad para hacer ejercicio o realizar actividades cotidianas, entre otros, debes contemplar realizar cambios en varios aspectos de la vida diaria, desarrollar herramientas para adquirir un mayor control … Continued

Hipertensión pulmonar

Enfoque nutricional

Recuerda que obtener una evaluación nutricional debe ser un tema prioritario para un abordaje y tratamiento adecuados que incluyan el manejo integral de la condición. Aunque los datos sobre el estado nutricional y las deficiencias de micronutrientes en pacientes con Hipertensión Arterial Pulmonar (HAP) son escasos, el conocimiento disponible sugiere que la intervención nutricional para … Continued

Hipertensión pulmonar

Hábitos y preguntas frecuentes

¿Te han diagnosticado Hipertensión Pulmonar? Sabemos que no es nada fácil asimilar un diagnóstico de este tipo, pero aceptar e integrar un nuevo plan de vida, que se adapte a tu condición, es básico para lograr una buena calidad de vida. Te invitamos a realizar una transición, y pasar de ser un paciente pasivo que … Continued

Referencias

1.            Chin K, Channick RN. Pulmonary hypertension. In: Broaddus VC, Mason RJ, Ernst JD, et al, eds. Murray and Nadel’s Textbook of Respiratory Medicine. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 58.

2.            McLaughlin VV, Humbert M. Pulmonary hypertension. In: Mann DL, Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Braunwald E, eds. Braunwald’s Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 74.

3.            Vonk Noordegraaf A, Groeneveldt JA, Bogaard HJ. Pulmonary hypertension. Eur Respir Rev 2016; 25: 4-11.

4.            Hambly N, Alaw F, Mehta S. Pulmonary hypertension: diagnostic approach and optimal management. CMAJ 2016; 188: 804-12.

5.            Hoeper MM, Ghofrani HA, Grünig E, et al. Pulmonary hypertension. Dtsch Arztebl Int 2017; 114: 73-84.

6.            Galié N, Humbert M, Vachiery JL, et al. 2015 ESC/ERS Guidelines for the diagnosis and treatment of pulmonary hypertension: The Joint Task Force for the Diagnosis and Treatment of Pulmonary Hypertension of the European Society of Cardiology (ESC) and the European Respiratory Society (ERS): Endorsed by: Association for European

Paediatric and Congenital Cardiology (AEPC), International Society for Heart and Lung Transplantation (ISHLT). Eur Respir J 2015; 46: 903-75.

7.            Diagnosis and Treatment of Pulmonary Hypertension by TD Nauser, MD; SW Stites, MD( 05/01/01)

8.            Saba TS, Foster J, Cockburn M, Cowan M, Peacock AJ. Ventricular mass index using magnetic resonance imaging accurately estimates pulmonary artery pressure. Eur Respir J, 20 (2002), pp. 1519-24

9.            Jaime Eduardo Morales-Blanhir,* , Matilde Valencia-Flores, Oscar Arturo Lozano-Cruz. El síndrome de apnea obstructiva del sueño como factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares y su asociación con hipertensión pulmonary. Neumol Cir Torax.Vol. 76 – Núm. 1:51-60. Enero-marzo 2017

GLA-XXX-XXXX-XX