Informate sobre la várice: Tromboflebitis

tromboflebitis

La tromboflebitis es un proceso inflamatorio que hace que se formen coágulos sanguíneos que producen obstrucciones en una o más venas, en general, en las piernas. Puede afectar a las venas más largas y profundas o las venas cercanas a la superficie de la piel. La mayoría de las veces ocurre en las venas que recorren la pelvis y las piernas.

Causas

Los coágulos sanguíneos pueden formarse cuando algo desacelera o cambia el flujo de sangre en las venas. Las causas podrían ser:

  • Estar en reposo o sentado en una posición por mucho tiempo, como un viaje en avión.
  • Haber dado a luz dentro de los últimos 6 meses.
  • Embarazo.
  • Obesidad.
  • Historia familiar de coágulos sanguíneos.
  • Fracturas en la pelvis o las piernas.
  • Cirugía reciente (más comúnmente de cadera, rodilla, o cirugía pélvica femenina).
  • Demasiadas células sanguíneas producidas por la médula ósea causando que la sangre sea más espesa que lo normal.
  • Tener un catéter permanente (a largo plazo) en un vaso sanguíneo.
  • Implantación de un marcapaso por medio de un catéter a través de la ingle, en una persona con una arritmia cardiaca.

Es más probable que la sangre se coagule en personas que tienen ciertos problemas y afecciones, tales como:

  • Cáncer.
  • Ciertos trastornos inmunitarios, como el lupus.
  • Fumar.
  • Condiciones que hacen ser más propensos a desarrollar coágulos de sangre.
  • Tomar estrógenos o píldoras anticonceptivas.

Factores de riesgo

El riesgo de padecer tromboflebitis aumenta si ocurre lo siguiente:

  • Permaneces inactivo durante un período prolongado, ya sea por estar confinado a una cama o por viajar en automóvil o avión durante un período largo.
  • Tienes venas varicosas, una causa frecuente de la tromboflebitis superficial.
  • Tienes un marcapasos o un tubo delgado flexible (catéter) en una vena central para el tratamiento de una enfermedad, lo que puede irritar la pared del vaso sanguíneo y disminuir el flujo sanguíneo.
  • Estás embarazada o diste a luz hace poco.
  • Tomas píldoras anticonceptivas o recibes terapia de reemplazo hormonal, por lo que es más probable que se formen coágulos en la sangre.
  • Tienes antecedentes familiares de algún trastorno de coagulación de la sangre o una tendencia a que se formen coágulos.
  • Tuviste episodios anteriores de tromboflebitis.
  • Tuviste un accidente cerebrovascular.
  • Tienes más de 60 años.
  • Tienes sobrepeso o estar obeso.
  • Tienes cáncer.
  • Fumas.

Síntomas

Los siguientes síntomas a menudo están asociados con la tromboflebitis:

  • Inflamación en la parte del cuerpo afectada.
  • Dolor en la parte afectada del cuerpo.
  • Enrojecimiento de la piel (no siempre presente).
  • Calor y sensibilidad sobre la vena.

Cuando se afecta una vena cercana a la superficie de la piel, se puede observar un cordón rojo y duro justo debajo de la superficie de la piel que es sensible al tacto. Cuando se afecta una vena profunda en la pierna, es posible que la pierna se hinche y se vuelva hipersensible y dolorosa.

Se debe tener mucha precaución con la tromboflebitis ya que algunas complicaciones que podrían presentarse son:

  • Embolia pulmonar. Si parte de un coágulo de una vena profunda se desplaza, puede dirigirse a los pulmones, donde puede bloquear una arteria (embolia) y, potencialmente, poner en riesgo la vida.
  • Síndrome posflebítico. Esta enfermedad, también conocida como «síndrome postrombótico», puede manifestarse meses e, incluso, años después de haber sufrido tromboflebitis o trombosis venosa profunda. El síndrome posflebítico puede provocar dolor duradero posiblemente incapacitante, inflamación y una sensación de pesadez en la pierna afectada.

Sigue tu tratamiento

Las medidas de compresión y envolturas pueden ayudar a reducir la molestia. Tu médico te puede recetar los siguientes medicamentos:

  • Analgésicos.
  • Anticoagulantes para prevenir la formación de nuevos coágulos, usualmente se recetan cuando sólo están involucradas las venas profundas.
  • Medicamentos antiinflamatorios, para reducir el dolor y la inflamación.
  • Medicamentos que disuelven los coágulos, llamados trombolíticos.

Recuerda que no debes automedicarte, sigue siempre las indicaciones de tu médico.

Te pueden brindar las siguientes recomendaciones:

  • Quitar la presión del área para reducir el dolor y disminuir el riesgo de un daño mayor.
  • Levantar la zona afectada para reducir la inflamación.

Algunas opciones de tratamiento menos frecuentes son:

  • Extirpación quirúrgica de una vena cerca de la superficie.
  • Extirpación venosa.
  • Bypass de la vena.

Todo Esto depende de lo que tu médico te diagnostique.

Toma medidas preventivas

A fin de prevenir un coágulo sanguíneo:

  • Sal a caminar: Si viajas en avión, en tren o en autobús, camina por el pasillo una vez por hora, aproximadamente. Si viajas en automóvil, haz paradas cada hora aproximadamente para que puedas caminar.
  • Mueve las piernas regularmente: Flexiona los tobillos o presiona cuidadosamente los pies contra el piso o el reposapiés frente a ti, al menos 10 veces por hora.
  • Usa ropa suelta.
  • Bebe abundantes cantidades de líquidos sin alcohol para evitar la deshidratación.

Referencias:

COL2206728